SD Órdenes 1-2 SD Compostela

Victoria in extremis del Compos en el feudo del colista que lo sitúa a un punto de la promoción de ascenso
Alineación (4-2-3-1): Lucas, Saro, Uña, Taboada, Cabrejo, Mon, Ube (D. Nogueira) , Diego Rey (Make), Recoba, Rubén (Martín) y Santi Gegunde.

El Compostela, tras mucho sufrimiento y a pesar de una importante dosis de mala suerte, logró volver a ganar fuera de casa para engancharse más que nunca a la pelea por los cuatro primeros puestos. En estos partidos suele decirse que uno mismo es el peor enemigo y en gran medida asi fue, puesto que fueron los errores propios, en ambas áreas, los que estuvieron cerca de dejar a la SD sin estos tres puntos.

La SD Compostela comenzó muy bien el encuentro, enchufada desde el primer minuto, con ganas de adelantarse pronto en el marcador para que no se le echara luego el tiempo encima. Con el paso de los minutos el Compos fue acumulando ocasiones una detrás de otra. Muchos tuvieron la oportunidad de poner al equipo por delante pero ninguno estuvo fino. Un Rubén muy activo dispuso de varias oportunidades, también Recoba, Uña de cabeza y seguramente la más clara fue de Diego Rey, quien de cabeza y a un metro de la portería, remató demasiado alto. Los de Yago Iglesias llegaban con mucha frecuencia pero definían con demasiada inocencia. Disparos suaves, poco colocados, fáciles para el meta local que se convirtió en un muro prácticamente imposible de derribar para el conjunto compostelanista.

Costaba creerlo, pero el Compos se iba al descanso sin haber marcado gol. Estaba siendo dueño y señor de partido pero fallaba demasiado de cara a portería. En el segundo tiempo sin embargo no salió como debería y se complicó enormemente el partido. En los primeros minutos Uña cometió un error garrafal en un pase hacia atrás que se convirtió en una asistencia para un futbolista del Órdenes, que regateó a Lucas, pero éste último le tocó lo suficiente como para desequilibrarlo y por tanto, el colegiado señaló el punto fatídico. El Órdenes no falló desde los once metros y conseguía ponerse por delante en el marcador. El gol no sentó bien a una SD que ya no era la del primer tiempo, ya no llegaba tanto y los minutos iban transcurriendo. Fueron los cambios los que supusieron todo un revulsivo para el Compos. Primero entró Martín, que aportó verticalidad, velocidad, y gol. Más que gol, un golazo, tras un buena jugada colectiva que inicia y remata el extremo santiagués con un tiro de calidad. Era el minuto 66 y quedaba tiempo todavía para culminar la remontada. 

El gol dio moral el equipo, que inició un asedio sin tregua sobre la meta contraria. Martín, en otra buena jugada, dio una asistencia perfecta de gol a Santi que no supo aprovechar. Posteriormente, el portero del Órdenes realizaba un auténtico paradón a un tiro de Saro que buscaba la escuadra. Entonces llegó el segundo cambio, que al igual que el primero, significó un nuevo gol. Entraba en el terreno de juego un David Nogueira que apenas unos minutos después de haber entrado al terreno de juego, marcaba el 1-2 para desatar la euforia entre los aficionados santiagueses desplazados hasta Ordes. El compostelano cazó un balón suelto dentro del área y no perdonó. Un tanto de cazagoles que suponía una trascendental remontada.

Gracias a una jornada de lo más propicia, el Compos se pone a un sólo punto de la promoción de ascenso y lo que es muy importante, dependiendo de sí mismo. Al ponerse el Cerceda a tiro de tres puntos y con un encuentro todavía pendiente en O Roxo, la SD podría meterse entre los cuatro primeros con independencia de lo que hicieran el resto de rivales. Pero mejor ir partido a partido, o final a final, puesto que como hoy se ha visto, cualquier equipo puede complicarte la vida. Ahora hay que pensar en el Villalonga, uno de los mejores visitantes del grupo, que visitará San Lázaro el próximo domingo.