Recoba se retira y pone rumbo a Dinamarca

El hispano-uruguayo decide colgar las botas a los 33 años y empezar su carrera como entrenador
Finalmente, se confirmó lo que temía el compostelanismo. Recoba no vestirá más la elástica blanquiazul, ni  ninguna otra. Pese a estar en una edad todavía buena para la práctica del fútbol, y más en una categoría en la que con su técnica supliría sin problemas una posible falta de fondo físico, el ya ex jugador ha decidido poner fin a su etapa como futbolista.

Recoba llegó esta temporada como una especie de regalo caído del cielo. Aterrizó en la capital gallega con la intención inicial de recuperarse de una grave lesión para después poder fichar por otro equipo. Con ese fin, participaba en los entrenamientos del Compos hasta que desde el club lograron convencerle de que fichara por la SD, dándole plena libertad para irse si le salía algo mejor.

Su contratación trajo esperanza en un momento complicado de la temporada, en el que el Compos descendía posiciones cada semana tras una racha importante de partidos sin ganar. Pero Recoba llegó, y empezó a tirar del carro. En sus dos primeros encuentros, rescató dos puntos, con un golazo en los útimos minutos en Vilalonga y forzando un penalti frente al Rápido de Bouzas. Dos partidos que iban camino de la derrota que la magia del mediapunta logró evitar.  Poco a poco, la SD empezó a remontar y a recortar diferencias con los equipos de arriba hasta el punto de que llegó incluso a depender de sí mismo para clasificarse para los playoffs. Algo que sin duda no hubiera sido posible si no hubiera sido por la contratación de Recoba,que pese a llegar al club casi en el ecuador de la temporada, fue uno de los máximos goleadores del equipo con siete dianas.

Ahora el Compos tendrá que apañárselas sin la clase de su "galáctico" particular e intentar que su marcha sea lo menos acusada posible. Quedará al menos el consuelo de que el último escudo que defendió fue el nuestro, el del club en el que se formó. Sólo queda ya despedirse y desearle la mejor de la suertes en su nueva etapa en el Esbjerg, club recién descendido a la segunda danesa.