SD Compostela 3-2 Noia CF

La estrategia decide en un mal partido y sitúa al Compostela líder de la Tercera División
Alineación (4-2-3-1): Lucas, Saro, Cardeñosa, Casas, Mon, Ube, Samu, Ares, Tomás (Santi Gegunde), Rubén (Sobrido) y Primo (Diego Rey).

El Compostela sufrió más de lo debido ante el penúltimo clasificado pero ya es el nuevo líder de la Tercera División. Tras la goleada encajada por el Silva, y el triunfo blanquiazul por 3-2 frente al Noia, el equipo capitalino alcanza la primera posición gracias al número de goles marcados, pues los coruñeses tienen el mismo número de puntos y golaverage general.

El partido lo comenzó mucho mejor el equipo visitante, que salió sin complejos a jugarle de tú a tú al Compostela. Desde el primer momento se hicieron con el balón y dominaban el encuentro. A la SD, que había salido dormida, le costaba recuperar y generar juego, y se limitaba a verlas venir. Tras un primer cuarto de hora en el que el Noia fue claramente superior, llegó el 0-1. Los de Jaime Sánchez lograban ponerse en ventaja gracias a un saque de esquina y posterior barullo en el área.

El gol hizo reaccionar al conjunto blanquiazul, que tras ese gran jarro de agua fría, no tuvo otra que despertar. Pasó a controlar el encuentro y a hacerse con la posesión, pero tampoco fue capaz de hacer más. Estaba atascado y sin ideas y sólo en algunos minutos en los que se notó la magia de Ares al jugar más centrado, se pudo ver algo de fútbol. Sin embargo, al Compos le bastó con merodear el área rivar y forzar algún que otro saque de esquina para darle la vuelta al marcador, pues en dos córners llegaron dos goles antes del descanso. El primero, rematado por Cardeñosa de cabeza, y el segundo, definido por Tomás desde el borde del área cuando toda la defensa del Noia esperaba el balón en el centro de la misma. Un bonito gol anotado ya en el tiempo de prolongación que culminaba la remontada.

La segunda parte fue más fea y gris que la primera. Espesa, sin fútbol, sin alegría y aburrida. Durante el primer cuarto de hora no pasó absolutamente nada, hasta que los visitantes metieron el miedo en el cuerpo al Compostela con un disparo al palo. La SD reaccionó, empezó a abrirse más y a buscar el gol de la tranquilidad y con poco lo encontró. Llegó en un contraataque en el que Primo recibió en la frontal tras el error de su marcador en la anticipación, y eso lo aprovechó el cántabro para entrar en área y definir a la perfección con tiempo y espacio para armar el disparo.

Pero la tranquilidad de ese gol, fue sólo temporal. Al principio parecía que el Noia estaba KO y sin ánimos ya para intentar remontar, ausente del partido durante varios minutos en los que el Compos intentó hacer el cuarto pero no encontraba el último pase para poder disparar a portería. Sin embargo, cuando la SD dio ya por muerta a su presa, ésta revivió. Lo hizo gracias a un penalti que dejaba además a los de Yago Iglesias en inferioridad numérica. Ube veía su segunda tarjeta amarilla en esa misma jugada. Y los visitantes no fallaron desde los once metros.

Esto gol fue toda una inyección de energía y moral para el Noia y de nerviosismo para el Compostela. El conjunto noiés se fue con todo arriba y la SD sufría y cometía muchos errores. Se le notaba el miedo en el cuerpo y acabó pidiendo la hora ante el arreón final del conjunto visitante. Finalmente, fue quien de aguantar el resultado, llevarse los tres puntos, y ascender hasta la primera posición de la tabla. El próximo domingo a las 12h, el Compos defenderá su liderato en O Couto frente al Ourense CF.