SD Compostela 5-0 SD Negreira

El Compos golea sin necesidad de forzar la máquina a un débil Negreira
Alineación (4-2-3-1): Lucas, Saro (Sergio), Uña, Casas, Naveira, Mon, Tomás, Ares (Rober), Santi Gegunde (Sobrido), Rubén y Primo.

La SD Compostela duerme líder tras aplastar al Negreira sin despeinarse. Los visitantes comenzaron plantando cara en el partido e hicieron méritos para marcar el gol de la honra en los minutos finales, pero en el cómputo global fueron muy poco equipo para una SD muy efectiva que impuso su calidad.

Los primeros minutos estuvieron muy igualados, en cuanto a posesión, iniciativa y llegadas. Los visitantes completaron un buen primer cuarto de hora en el que le jugaron de tú a tú a los blanquiazules. Pero en cuanto éstos le pusieron una marcha más, se acabó el partido. En cuanto el Compos empezó a tener más la pelota y unos metros más lejos de su portería, los goles empezaron a caer como churros.

El primero lo anotó Saro, que dentro del área y escorado a la derecha, batió al meta visitante. Minutos después llegaría el segundo, obra de Santi Gegunde, quien vio al portero adelantado y desde unos metros más allá de la línea divisoria del centro del campo, chutó a portería. El portero del Negreira llegó a tiempo para tocar el balón pero éste finalmente atravesó la línea de gol tras botar en el suelo. Con este gol el Compos encarrilaba el partido pero no se conformó y se fue a por más. En seguida se encontró con un tercer tanto, en un disparo lejano de Álex Ares, que con la inestimable ayuda del portero, firmó una nueva diana.

Por si el marcador podía ofrecer alguna duda, el Compos marcaría aún otro gol más casi recién salido de los vestuarios tras el descanso. Esta vez el goleador fue David Uña, tras un magnífico cabezazo en una jugada a balón parado. El Negreira recibía golpes por todos los lados pero no era capaz de reaccionar ni revertir la situación. Un barco a la deriva azotado por una tempestad llamada SD Compostela, que no tuvo piedad. Tuvo minutos mejores y otros peores pero nunca perdió el control y el dominio del encuentro. Finalmente lograría un quinto tanto para cerrar la goleada, esta vez por medio de Santi Gegunde, que repitió como goleador. Fue tras un centro desde la izquierda en el que el pichichi compostelanista recibió totalmente sólo en el área, con tiempo para controlar, armar el disparo y fusilar al portero.

En los minutos finales los rojillos buscaron maquillar su imagen y el resultado con un gol pero no estuvieron finos de cara a portería. Disfrutaron de dos ocasiones muy claras pero ambas acabaron con el balón estrellándose en el palo

Con esta victoria el Compos vuelve a la primera posición a la expectativa de lo que hagan sus rivales este domingo.