CD Barco 1-1 SD Compostela

El Compos salva un punto y el liderato gracias a un gol en propia puerta en el minuto 86
Alineación: Lucas, Saro, Cardeñosa, Casas, Naveira, Samu, Tomás (Mon), Álex Ares, Santi Gegunde (Sobrido), Rober Fernández (Rubén) y Primo.

La SD Compostela sufrió para rescatar un punto en el que es ya un estadio maldito para el conjunto blanquiazul. Nunca había ganado hasta ahora y así seguirá siendo al menos durante un año más. En un partido poco vistoso y sin brillo, la SD fue quien al menos de no perder, de volver a la capital gallega con un punto en el bolsillo y de seguir una semana más en lo más alto de la clasificación.

Los de Yago Iglesias entraron mal al partido y firmaron una primera parte muy pobre, en la que apenas lograron rematar a portería. El Barco sin embargo, estuvo más cómodo gracias también a lo pronto que se adelantó en el marcador. En el minuto 9 un libre directo era transformado en gol por David Álvarez tras un gran lanzamiento en el que logró superar la barrera compostelanista.

Pocos acercamientos después del gol. El Barco tuvo un disparo que se fue por encima de la portería al resbalarse el lanzador y un remate de cabeza que detuvo Lucas.  La SD tuvo algún tímido acercamiento desde lejos y sobre todo, una gran jugada cerca del descanso en la que Tomás regateó al portero local y luego perdonó a portería vacía.

En el segundo tiempo el Compos estuvo mejor. Empezó con energías y en el primer minuto ya obligaba a intervenir al guardameta del Barco con un tiro de Álex Ares en el borde del área. Fue el comienzo de una constante mejoría del conjunto blanquiazul que eso sí, no llegaría a agobiar al conjunto valdeorrés hasta el último cuarto de hora. Antes, tuvo incluso la sentencia el Barco con un remate que tuvo que sacar un defensa de la SD. Pero en esos últimos minutos del partido el equipo santiagués no dejó de intentarlo, si bien se encontraba siempre con un pletórico Pepelu salvando cada ocasión. El portero local detuvo todos los remates de los jugadores del Compostela, pero no el de un jugador propio, que introdujo el balón en su propia portería tras un centro de Rubén.

Gracias a esta acción fortuita el Compos pudo cosechar un empate que sabe a gloria tal y como se desarrolló el partido. No deja de ser un punto en un campo muy complicado, especialmente para la SD, aunque eso sí, deja un margen de error casi inexistente en esa encarnizada lucha por el primer puesto que mantiene con el Bergantiños. Toca ahora hacer bueno el resultado ganando la próxima semana al Céltiga, en un encuentro señalado nuevamente para las 12h del domingo.