SD Compostela 1-0 Alondras CF

Un gol de Primo decanta la balanza en un encuentro en el que el Alondras mereció mayor premio
Alineación (4-2-3-1): Lucas, Saro, Uña, Casas, Naveira, Samu, Tomás (Cardeñosa), Álex Ares, Santi Gegunde (Mon), Rober Fernández (Rubén) y Primo.

La SD Compostela sumó tres puntos de oro en su lucha por el campeonato de Tercera División. Lo hizo en un partido en el que sufrió lo indecible pero en el que gracias a la suerte y a la gran falta de puntería del Alondras, pudo hacerse con la victoria ante un rival que fue de lo mejor que ha pasado por San Lázaro esta temporada.

El conjunto blanquiazul comenzó el partido de la mejor manera, con un gol ya en el minuto 3. Fue en un centro desde la derecha en el que Primo estuvo más hábil posicionándose que su marcador y consiguió anotar el 1-0 con un remate a bocajarro. La reacción del Alondras no se hizo esperar, y en cuestión de minutos dispuso ya de dos claros acercamientos fruto de dos balones a la espalda de los centrales. El Compos pareció rearmarse y recuperar el control  del partido, pero fue por poco tiempo. Los de Cangas se fueron a por el empate de forma descarada, y su atrevimiento e insistencia se traduciría en una infinidad de ocasiones para poder empatar. Un asedio constante y un dominio total ante un Compostela completamente sometido que veía como los rojiblancos llegaban una y otra vez a la portería defendida por Lucas. Varias paradas del meta compostelanista, un balón al palo, diversos centros al área, un mano a mano, remates de cabeza, desde fuera...fue un auténtico milagro que la ventaja en el marcador se mantuviera al descanso.

En la segunda mitad el guión fue parecido pero con la diferencia de que el Compos también empezó a hacer daño. Las dos más claras las tuvo Tomás, con dos uno contra uno mal definidos. También Santi tuvo una buena oportunidad en una contra en la que acabó demasiado escorado y su tiro fu rechazado por el portero y además Primo pudo haber firmado su segundo gol si hubiera optado por rematar de primeras en vez de intentar controlar delante del portero. Pero a pesar de tener buenas oportunidades para ello, la SD no sentenció. Y siguió sufriendo el acoso del Alondras, que se desesperaba ante el gran número de ocasiones falladas. Los "uy" fueron constantes pero los rojiblancos fueron totalmente incapaces de introducir el balón en la portería.

Sobre el último cuarto de hora de encuentro, a los visitantes pareció acabárseles la gasolina y el Compos respiró con mayor tranquilidad. Recuperó la posesión y alejó el balón de su área, con lo que la sensación de peligro fue menor. Aún así el pitido final fue un alivio para un Compostela que se marchó contento por la victoria pero que no dejó la mejor de las sensaciones. En cualquier caso, al final son los puntos los que mandan y la SD mantiene su ventaja de cuatro sobre el segundo con dieciocho por disputarse. La próxima semana, podría asegurar matemáticamente la promoción de ascenso de vencer en Noia y si Arosa y Somozas empatan entre ellos.