SD Compostela 1-2 CD Choco

El Choco sorprendió al Compostela en un partido marcado por la falta de tensión competitiva
Alineación (4-2-3-1): Lucas, Sergio, Cardeñosa (Samu), Naveira, Mon, Ube, Rober Fernández (Diego Rey), Tomás, Rubén (Alberto) y Sobrido.

En el último partido de liga de la temporada, disputado en San Lázaro, al Compos le pudo más finalmente la relajación y la distracción de los playoffs que la motivación de finalizar la temporada con 89 puntos. El equipo salió derrotado del encuentro sin presentar demasiada oposición, en el que resultó obvio que, como es natural, tenía la cabeza en otras cosas.

En este partido los de Yago Iglesias pusieron especial empeño en tener la posesión, jugando en corto y tratando de llegar a la portería contraria con un elevado número de pases. Se notó que el equipo estaba pensando más en gustarse, en cumplir con un guión y estilo de juego, que en ganar el partido. Y es que por momentos se olvidó completamente de la portería contraria, a la que apenas llegó. Tampoco el Choco disfrutó de demasiadas oportunidades, aunque estuvo más activo en los últimos metros.

Al cuarto de hora los de Redondela forzaron un penalti de Lucas que aprovecharon para ponerse por delante en el marcador. Un gol que fue prácticamente lo único destacable del primer tiempo, a excepción de una buenísima doble oportunidad para el Compostela al filo del descanso, con dos disparos a bocajarro detenidos por el guardameta visitante.

La segunda parte comenzó igual que la primera. Sosa, aburrida, sin emoción. Ello no impidió que el Choco anotara un segundo gol en el minuto 54, con un potente disparo a placer que sorprende a Lucas tras impactar en un defensor compostelanista. 

Parecía que el partido moriría así, sin la menor emoción ni alegría. Sin embargo, la SD pudo recortar distancias por medio de Tomás, que le robó a cartera a un defensa rival para plantarse delante del portero y anotar el 1-2. Este gol le dio algo de vidilla al partido. El Compos se enganchó, compitió y se le vio por primera vez con la motivación de sacar algo positivo del partido. Con ello también se abrió el partido y el Choco también se animó. En los últimos minutos los blanquiazules disfrutaron de ocasiones importantes para empatar, con un triple remate dentro del área incluido, pero no fueron capaces de hacer ese segundo gol.

Al final, derrota intrascendente en un partido que no era más que un mero trámite en una competición ya sentenciada. Las próximas semanas sí que serán cruciales para el futuro de un Compos que quiere volver a la categoría de bronce. El primer paso está dado, pero falta dar el último y definitivo, sin el cual, habrá sido todo en vano.