SD Compostela 6-0 CD Boiro

El Compos destroza al Boiro sin necesidad de forzar la máquina
La SD Compostela cosechó este domingo su goleada más abultada de la temporada tras deshacerse con extrema facilidad del Boiro, que no le aguantó el pulso a los blanquiazules ni tres minutos.

Tres minutos fue lo que tardó Aythami en anotar el primer gol de la tarde, aunque con algo de suspense. Fue en un saque de esquina cerrado al segundo palo, donde el canario, a placer y libre de marca, remató con el portero descolocado, aunque un defensa llegó a despejar el balón. Aythami reclamaba que el esférico ya había traspasado la línea, y así finalmente lo concedió el árbitro, que dio el gol por válido.

La SD comenzaba pronto en ventaja. Tras dominar el marcador, intentó controlar el partido a través de la posesión, algo que hizo sin excesivas dificultades, pero estaba algo más espeso de cara a buscar un nuevo gol. El equipo no tenía prisa, y frente a una defensa que era un completo flan, no tardó en finiquitar el encuentro. En el minuto 25, otra vez de córner, Aythami puso el 2-0 ante la mala salida del portero y la baja intensidad de la defensa.

A partir de este gol todo fue coser y cantar. La SD ya no sólo dominaba el partido sino que entraba en el área contraria con toda facilidad. El equipo barbanceiro hacía aguas por todas partes y el Compos necesitaba muy poco para hacer daño. Así, los santiagueses pudieron sentenciar el partido antes del descanso con otro gol de Aythami, que aprovechó un rechace tras un remate de Brais Abelenda para firmar un hat-trick.

La tremenda superioridad del Compostela continuó en la segunda parte, en la que logró otro parcial de 3-0. Y si lo hubiera necesitado, podría haberse incluso acercado a las dos cifras, pero el equipo no quiso tampoco hacer tanta sangre. Así pues lo que cambió en el segundo tiempo fueron los goleadores, cediendo Aythamy el protagonismo a sus compañeros. De hecho, en el cuarto gol del partido, fue él el asistente, y sirvió el tanto en bandeja a Josiño, que estaba cuajando un gran partido como enganche, abriendo constantemente huecos en la zona defensiva visitante.

El quinto gol llegó desde los once metros, tras un penalti indiscutible, fruto de la desesperación de la zaga del Boiro para frenar las acometidas del Compos. El encargado de lanzarlo, y marcarlo, fue Marcos Remeseiro.

Con la manita ya hecha podría pensarse que no ocurriría nada más en el partido, hasta que Santi Gegunde en el 70' se sacó de la chistera un auténtico golazo. El delantero, pese a estar casi de espaldas a portería en el borde del área, se giró lo suficiente para abrir el ángulo de disparo y después puso el balón casi en la misma escuadra con un tiro de máxima calidad con rosca de fuera hacia dentro. 

El Boiro nunca llegó a ser rival y no logró siquiera rematar a portería en todo el encuentro, por lo que al final se acabó llevando una dolorosa derrota en un partido demasiado desequilibrado.

La lástima es que esta gran goleada no le sirve al Compos para recortar puntos a sus perseguidores, pero sí para afianzarse más en el tren de cabeza. Poco a poco parece que la clasificación se empieza a partir y que la lucha por el cuarto puesto puede acabar siendo independiente de la que tienen los tres primeros clasificados entre sí. Por el momento, la ventaja de la SD con el cuarto clasificado se amplía a 7 puntos a falta de 7 jornadas.


FICHA TÉCNICA

SD Compostela: Lorenzo; Sergio Pereira, Piscu, David Uña, Naveira; Mon, Marcos Remeseiro; Miki (Álex Ares, m.71), Josiño, Brais Abelenda (Saro, m.64); y Aythami (Santi, m.58).

CD Boiro: Rodri; Ander, Cardeñosa, Borja Outeiral, Ángel, Anxo; Toño (Brais, m.56), Ube, Teira (Carlos, m.53); Lezcano y Xacobe (Fran, m.64).

Árbitro: González Sobrado, comité vigués. Amonestó a Miki y Mon, por los locales; y a Ander, por los visitantes.

Goles: 1-0: Aythami, min.3; 2-0: Aythami, min.25; 3-0: Aythami, min.39; 4-0: Josiño, min.55; 5-0: Marcos Remeseiro (p.), min.62; 6-0: Santi, min.70.

Incidencias: Partido de la trigésimo primera jornada de liga del grupo 1 de la Tercera División disputado en el Estadio Verónica Boquete de San Lázaro ante 850 espectadores.