El Compostela efectúa su primera incorporación

Gabri Palmás, procedente del Choco, firma por una temporada
Las renovaciones de peso se estancan en casa Compos, pero eso no impide a la dirección deportiva seguir moviéndose en el mercado e incluso cerrar incorporaciones. Pese a que el primer nombre en salir a la palestra como posible fichaje fue el del central Toño, el primero en cerrarse ha sido el de Gabri Palmás, un jovencísimo y polivalente atacante que sin embargo acumula ya cierto rodaje en la categoría.

Gabriel Palmás Fervenza, de 20 años, suele actuar como extremo derecho aunque puede actuar en cualquier posición de tres cuartos de campo para delante. Se formó en las categorías inferiores del Alondras, club en el que debutó en Tercera con tan sólo 17 años, mientras alternaba su presencia en el primer equipo (jugando 7 partidos) con el juvenil de División de Honor, donde a pesar de esta circunstancia, fue el pichichi del equipo y el quinto máximo anotador de su grupo con 16 dianas. Su progresión llamó la atención del Celta, que no dudó en hacerle un hueco en su equipo juvenil.

Tras alcanzar la mayoría de edad, en el club olívico le ofrecieron la posibilidad de hacer la pretemporada con el filial pero ante la falta previsible de minutos, Gabri decidió volver al Alondras, donde fue el tercer máximo goleador del conjunto rojiblanco con 9 dianas, a pesar de participar en tan sólo 22 encuentros. Esa falta de regularidad en las alineaciones lo empujó a fichar por el Choco, club en el que convierte en una pieza indiscutible, perdiéndose un sólo encuentro en toda la temporada, sumando más de 3.000 minutos, y marcando 8 goles.

Se trata de toda una promesa del fútbol modesto gallego que el Compostela no ha dudado en incorporar. La incógnita que surge ahora es quién será el futbolista que salga tras su llegada, pues hasta ahora ningún atacante compostelanista ha abandonado oficialmente el club. Veremos si el misterio se despeja rápidamente o se hace esperar.